En muchos aspectos de nuestra vida, la planificación anticipada puede marcar la diferencia. Uno de los momentos donde esta planificación adquiere mayor importancia es el final de nuestra existencia. Por ello, preparar un testamento es una forma de crucial de asegurar que nuestros deseos sean respetados y que nuestros seres queridos no tengan que enfrentarse a complicaciones innecesarias en un momento que ya de por sí es difícil.

¿Qué es un testamento?

Un testamento, también conocido como última voluntad, es un documento legal donde una persona, conocida como testador, manifiesta por escrito cómo quiere que se administre y reparta su patrimonio una vez fallezca. Este documento escrito aborda aspectos tanto financieros como personales, como son la asignación de bienes, la custodia de menores o incluso instrucciones detalladas para el funeral en Albacete y disposiciones funerarias. Pero, para entender qué es y por qué se hace el testamento, debemos entender su origen, ¿de donde viene? ¿por qué se comenzó a elaborar?

¿De dónde viene? ¿Cuál es su origen?

El origen del testamento tiene raíces antiguas, remontandose en civilizaciones muy tempranas. En el derecho romano, ya aparecia el termino en latín «testamentum», que a su vez deriva de «testari», que significa «testificar» o «dar testimonio», donde se desarrollaron sistemas legales que permitían a los ciudadanos expresar sus deseos sobre la herencia de sus bienes. En la Roma antigua, el estamento era importante para la organización y cesión de sus tierras. El testador declaraba oralmente sus deseos de cómo quería que se distribuyeran los bienes entre sus herederos.

Con el tiempo, este proceso fue evolucionando hacia las formas escritas y formales, ya que realizarlo verbalmente no hacía más que ocasionar problemas una vez se repartía la herencia. Las Leyes de las XII Tablas (451-450 a.C.) establecieron ciertos requisitos básicos para la validez de los testamentos, como la presencia de testigos para asegurar la voluntar del estador y su autenticidad, y la capacidad mental del testador, es decir, si esa persona estaba en pleno uso de sus facultades mentales en el momento de realizar el escrito o si la persona no estaba coaccionado por ninguna otra.

En la Edad Media en Europa, las prácticas testamentarias continuaron evolucionado, sobre todo por la influencia de los romanos. Los testamentos escritos se convirtieron en la normal, y las iglesias desempeñaron un papel crucial en la redacción de estos escritos.

En la historia legal europea, el testamento ha evolucioando desde formas más simples y verbales hasta documentos escritos más elaborados y formalizados que cumplen con requisitos específicos para ser legalmente válidos.

¿Por qué debes hacer un testamento?¿Por qué debes hacer un testamento?

La primera razón por la que debes redactar un testamento es el control y la decisión personal de cómo quieres que se hagan las cosas. Esto significa que, al hacer un testamento, tienes el poder de decidir quién recibirá tus bienes y de qué forma se administrarán en el futuro. Es importante realizarlo si tienes deseos específicos sobre cómo deseas que se manejen tus asuntos después de fallecer, como por ejemplo, la elección de una funeraria en Albacete o el tipo de servicios funerarios que prefieres.

Un testamento claro y bien redactado puede proteger a tus familiares y seres queridos de disputas legales. Además, asegura que reciban exactamente lo que tú quieras dejarles en herencia. Esto es crucial por un motivo importante: evitarás o, al menos, minimizarás el estrés emocional y financiero que supone afrontar el fallecimiento de un familiar. Sin un testamento, pueden surgir disputas sobre quién debería heredar los bienes, especialmente si las leyes de sucesión no coinciden con tus deseos personales. Un testamento que esté bien elaborado previene estos conflictos y facilita un proceso de herencia más fluido.

>> ¿Qué hacer tras el fallecimiento de un familiar sin testamento?

>> ¿Qué trámites funerarios se deben realizar tras un fallecimiento?

Dependiendo de la legislación vigente y de tu situación financiera, un testamento puede disminuir la carga fiscal para tus herederos.

¿Cómo hacer un testamento?

Hacer un testamento es un proceso accesible y no necesariamente complicado. Te dejamos algunos pasos que debes tener en cuenta:

  1. Decidir qué vas a incluir. Piensa detenidamente sobre tus bienes, tus deseos con respecto a su distribución y cualquier otra disposición especial que desees incluir, como por ejemplo: instrucciones para tu fineral en Albacete o la eleccion de coronas funerarias específicas.
  2. Busca asesoramiento legal. Realmente este punto no es obligatorio, pero si recomendable. No es necesario que busques a un abogado para redactar un testamento, pero puede ser útil consultar con un profesional que esté especializado en sucesiones para asegurarte de que el documento sea válido y cumpla con todos los requisitos legales locales.
  3. Redacta el testamento. Si no sabes dónde hacer un testamento o cómo hacer un testamento, en internet encontrarás plantillas y formularios para que puedas crear tu testamento. Debes asegurarte de que el documento esté escrito de forma clara, de que la información esté clara y debes firmarlo y fecharlo a fecha de escritura, pero para ello vamos al punto 4.
  4. Los testigos y el notario. En muchos países, se pide que el documento esté firmado en presencia de testigos cualificados y/o notario público para que sea legalmente válido. Verifica los requisitos específicos de tu jurisdicción. Algunos tipos comunes de testamento incluyen testamentos ológrafos (escritos a mano), testamentos públicos (redactados ante notario público) y testamentos cerrados (entregados sellados al notario).
  5. Revisa y actualiza. Es importante que, cada cierto tiempo, revises y actualices tu testamento para reflejar los cambios en tu situación personal o legal.

Consejos importantes

Aquí te damos algunos consejos muy importantes que debes tener en cuenta:

  • Si tienes varios testamentos o los has hecho ante distintos notarios, ten en cuenta el certificado de últimas voluntades. Te contamos más sobre él en haciendo click aquí. 
  • Usa un lenguaje claro, sencillo y preciso. Así evitarás confusiones o interpretaciones erróneas.
  • Debes ponerte en diferentes escenarios posibles y asegúrate de que tu testamento aborde todas las posibilidades: muerte simultánea de beneficiarios, cambios en la composición de tu familia, etc.
  • Hazles saber a tus seres queridos la existencia de este testamento y dónde pueden encontrar una copia.
  • Piensa y considera en las implicaciones fiscales de tus decisiones, ya que tus herederos pueden enfrentarse a consecuencias fiscales, por eso es útil consultar con un asesor financiero o fiscal.
  • Los ejecutores de testamento son las personas que serán responsables de que tus deseos se cumplan. Por eso, debes elegir a personas de total confianza y libres de conflicto de intereses.
  • Incluye documentos adicionales que sean relevantes junto a tu escrito. Esto pueden ser las pólizas de seguros, títulos de propiedad o cuentas bancarias. Si te interesa, puedes ver nuestro artículo ¿Cómo se cancelan las cuentas bancarias de un fallecido? haciendo click aquí. 
  • Si tienes herederos jóvenes o personas que no estén familiarizadas con asuntos financieros, considera proporcionar educación financiera básica o asesoramiento para ayudarles a administrar sus herencias de manera efectiva.

Si necesitas ayuda con trámites funerarios en Albacete o necesitas servicios fúnebres en Albacete, contacta con nosotros aquí y nos aseguraremos de obtener toda la documentación necesaria para poder realizar todas las gestiones necesarias. En Funeraria La Dolorosa en Albacete, te acompañamos y guiamos en todo momento.

Te puede interesar: